Carta a la Constitución del 6 de noviembre de 1844 - PlataformaDemocratica.Com

 


Carta a la Constitución del 6 de noviembre de 1844

 

  • Carta a la Constitución del 6 de noviembre de 1844

Santo Domingo, RD

Dedicado in memoriam al Doctor Juan Manuel Pellerano Gómez
Querida Constitución de 1844

Hoy es tu cumplea­ños núme­ro 177, lo cual me parece una excelente opor­tunidad para hacer una re­flexión de cómo han sido estos años, que algunos lla­man “Vivir en Constitu­ción”.

A prácticamente unas 38 reformas desde tu pro­clamación aquel 6 de no­viembre del año 1844, y posiblemente unas 39 próximamente, puedo ha­certe algunos recuentos. Has evolucionado mucho, ciertamente, al punto de que hoy tu sucesora Cons­titución de 2010, modifi­cada “ligeramente” en el 2015, es considerada re­ferente para muchos y una de las constituciones más vanguardistas y modernas del mundo, la cual, aun­que por la naturaleza mis­ma de este tipo de textos es aspiracional, lamenta­blemente no es espejo de la realidad que vivimos. Creo que, no obstante, muchas situaciones que distan bas­tante de tu constante objeti­vo de que seamos un “Esta­do Social y Democrático de Derecho”, el amor por nues­tro país debe ser ese motor que nos impulse a la hora de siquiera pensar en modi­ficarte, y no así la ambición desmedida de aquellos que disfrutan o han disfrutado de las prebendas del poder o de aquellos que han he­cho de las arcas del Estado su respaldo financiero per­sonal-o familiar-.

La fórmula “Estado So­cial y Democrático de Dere­cho” indica que el Estado no sólo está basado en el res­peto de los derechos funda­mentales y la separación e in­dependencia de los poderes (Estado de Derecho) ni en la soberanía popular (Estado Democrático) sino que tam­bién es un Estado que pro­cura el respeto a la dignidad humana, que solo puede lo­grarse allí donde se remue­ven los obstáculos a la plena igualdad de todos los domi­nicanos, lo cual implica sobre todo la garantía de los dere­chos sociales y la referencia social de todos los derechos fundamentales (Estado So­cial) (Cfr. SÁNCHEZ GOYA­NES, Enrique. Constitución Española Comentada. Edi­ción Ilustrada No. 23: Thom­son-Paraninfo, 2005. ISBN 8428329036, Pág. 36.)

Coincido totalmente con este criterio. Sin embargo, a tus 177 años, me apena mu­cho decirte que vivimos en un país donde:

-Las desigualdades están a la orden del día y donde el bien común no tiene peso al­guno (o en todo caso, muy poco) a la hora de controlar una pandemia que se ha lle­vado unas 4,000 personas (estos números son sacados de una gran herramienta lla­mada Google que al momen­to de tu nacimiento no exis­tía, pero no tengo seguridad absoluta en cuanto a la exac­titud de dichas estadísticas);

• Mis impuestos no cum­plen a cabalidad su función esencial (financiar la infraes­tructura y servicios esenciales para sus ciudadanos);

• Algunos legisladores (demasiados, a mi juicio) tie­nen una forma muy macon­diana de legislar;

• Donde se condenan so­bornadores, pero no se sabe (o se pretende no saber) a quién se sobornó;

• Donde comprar la ca­nasta básica es cada día algo más restrictivo o, para mu­chos, imposible;

• Donde la vida y la digni­dad humana es irrespetada abiertamente por particula­res y autoridades;

• Donde el medioambien­te es “la casa común” de to­dos, pero también una forma de extorsión y chantaje para muchos.

En fin, podría continuar con la larga lista, pero no se me olvida que es ocasión de celebrar tu día. Tampoco quiero ser pesimista y des­conocer todas las cosas po­sitivas que tenemos y por la que hace 177 años lucharon aquellos líderes independen­tistas y por la que a través de los años y tus tantas reformas han luchado y dado su vida una serie de respetables y ad­mirados hombres y mujeres y hoy en día lo hacen por igual muchos otros, tanto desde el sector público como desde el sector privado.

Hoy, 6 de noviembre de 2021, puedo decirte que es mi más profundo deseo que se respeten los derechos y li­bertades individuales y co­lectivos; que nuestros discur­sos no sean motivados por el odio; donde lo legal y lo jus­to vayan de la mano; donde progresismo no sea confun­dido con libertinaje y pérdi­da de valores. Pero sobre to­do, como siempre me gusta recordar, me gustaría poder escribirte nuevamente en el futuro y poder decirte que el accionar de todos los domini­canos, especialmente aque­llos que nos dirigen, está fun­damentado en la letra del texto constitucional y en los valores que te concibieron; que más que un simple peda­zo de papel, siempre seas la base para pasar del Estado de Injusticias en el que la praxis política ha convertido nues­tra vida republicana, a un Es­tado donde se tenga como sistema el ideal de los funda­dores de la Patria, un Estado donde pasemos a ser devo­tos de los derechos de los de­más, donde dejemos atrás el comportamiento de “lo mío es mío y de lo tuyo, ya vere­mos” y pasemos a contribuir a eso que muchos llaman el derecho a la felicidad o la feli­cidad colectiva, que, a mi for­ma de ver, no es más que otra manifestación del Estado So­cial y Democrático de Dere­cho, y que, como también me gusta recordar en palabras del gran constitucionalista , el doctor Juan Manuel Pelle­rano Gómez- (EPD), donde el accionar de las autoridades se deba al “dominicano de a pie” que día a día tiene que luchar para que sus derechos no sean desconocidos.

¡Felicidades en tu día, mi amada Constitución! Pellerano Nadal Law and Consulting

Share on Google Plus

Sobre POR LA REDACCIÓN

Para saber mas del Usuario entre a su perfil en las distintas Redes Sociales.

0 Comments :

Publicar un comentario