LIBERA TU MENTE PARA QUE LA CARGA NO TE ATORMENTE - PlataformaDemocratica.Com

 


LIBERA TU MENTE PARA QUE LA CARGA NO TE ATORMENTE

 

Por: Cristian Hidalgo



Las cosas que no dependen de ti, déjalas pasar. Puedes controlar todo cuanto digas o hagas, pero jamás podrás hacerlo con lo que digan o hagan los demás. Nunca te crees elevadas expectativas de otros, para que no te decepcionen; debes saber que los seres humanos somos imperfectos y como tales cometemos muchos errores (algunos involuntarios); si todo el mundo pensara y actuara como tú, esta vida sería monótona y aburrida; se precisa de la biodiversidad para que el mundo sea perfecto.


Cuando llevas en tu corazón y pensamientos el rencor, odio, animadversión, resentimiento, envidia o cualquier otro sentimiento negativo hacia otras personas, le estás imponiendo a tu cabeza una carga más difícil de cargar cada día; te impones un calvario que no te permite avanzar en la vida. Las personas grandes no odian ni guardan rencor, ya que todo su tiempo lo invierten en obrar bien y tienen despejado el camino y liberada la carga. "Dejad que los muertos entierren a sus muertos"; a los malos no hay que guardarles rencor, ya que ellos se destruyen solos.


Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz en 1993, estuvo preso durante 27 años en Sudáfrica acusado de traición por su campaña de violencia para acabar con el apartheid; fue sometido a trabajos forzados, siendo liberado en 1990. Cuatro años más tarde se estaba juramentando como presidente de Sudáfrica. Dijo: "Al salir por la puerta hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás toda la ira, el odio y el resentimiento, seguiría siendo un prisionero". Ahí estuvo su grandeza. Hemos visto presidentes que entran muy bien, pero al pasar facturas por su odio, rencor y resentimiento, terminan muy mal sus mandatos.


Un día me propuse que siendo mi corazón un órgano tan pequeño, jamás lo utilizaré para almacenar resentimiento, odio ni rencor hacia los demás; nadie en esta vida es tan importante como para que lo lleve dentro destruyéndome la paz; de mis semejantes resalto las cosas buenas y positivas (incluso de quienes en sus mentes me consideran enemigo); no permito que en ningún escenario en donde me encuentre se hable mal de ninguna persona ausente; quienes sin razón hablan mal de ti, es su manera de expresar la admiración que guardan dentro. Recuerda, las demás personas no son mas que un espejo que refleja lo que en realidad eres.

Share on Google Plus

Sobre POR LA REDACCIÓN

Para saber mas del Usuario entre a su perfil en las distintas Redes Sociales.

0 Comments :

Publicar un comentario